BIORRITMO

 

Antes de completar el formulario y calcular e biorritmo, es conveniente leer primero lo siguiente (Párrafos extractados de "¿Es este su Día?" de George S. Thommen):

 

¿Qué es el biorritmo?

Cómo interpretar el biorritmo

El ritmo físico de 23 días

El ritmo de sensibilidad de 28 días

El ritmo intelectual de 33 días

Días críticos del biorritmo

 

Completa el formulario con tu fecha de nacimiento. Por ejemplo: 03 07 1960 para el Día, Mes y Año respectivamente. Luego anota en la misma forma, la fecha para la cual deseas que se inicie el cálculo. La gráfica que se muestra al pulsar el botón, se extenderá por un mes a partir de esta fecha.

 

En el gráfico se señala con f el ritmo físico, con i el intelectual y con e el emotivo. Consulta en las lecturas de arriba sobre el significado de los períodos activos, pasivos y críticos.

 

Recuerde:

El biorritmo proporciona datos indicadores, pero no son determinantes.

Las gráficas del biorritmo no son calculadas para pronosticar accidentes o el destino de una persona, sino para advertir los períodos que requieren cuidado especial. 

 

Fecha de nacimiento:

Día Mes Año

Fecha de inicio del cálculo:

Día Mes Año

    

 

Ejemplo:

Si tu fecha de nacimiento es el 3 de mayo de 1960, anota 3 en Día, 5 en Mes, 1960 en Año.

Si deseas que el cálculo se inicie el 5 de abril del 2005, anota 5 en Día, 4 en Mes, 2005 en Año.


¿Qué es el biorritmo?

La palabra biorritmo es simplemente un compuesto del término griego bios, que significa vida, y otra palabra griega, rhythmos, que indica una cadencia regulada y es asociada generalmente con artes tales como la música y la poesía. El ritmo es empleado en biorritmo en el mismo sentido, una cadencia regulada, e igual que en la música y la poesía, hallamos un sistema definido, preciso, para calcular y aplicar este ritmo. Incluso podemos decir, para llevar más lejos el ejemplo, que la naturaleza es la compositora; el hombre, como ser humano, es el instrumento sobre el cual toca sus rapsodias la naturaleza; el hombre, como científico, es el oyente, que trata de apreciar, de sondear y comprender la elegancia simple y la belleza de la composición.

El análisis de estos "relojes biológicos", pulsaciones rítmicas, "latidos naturales" o "sones de la naturaleza" motivó un esfuerzo popular a fines del siglo pasado en países europeos como Austria, Alemania, Francia, Suiza y Bélgica. El psicólogo vienés Swoboda descubrió los ritmos biológicos del ser humano durante sus investigaciones entre 1897 y 1902. Descubrió una periodicidad en fiebres, en el principio de una enfermedad, en ataques cardíacos y otros fenómenos. Su investigación concienzuda de la sicología y la periodicidad produjo evidencias convincentes de los ritmos de la vida. Al mismo tiempo, en Berlín, el Dr. Fliess acumulaba una vasta cantidad de material de investigación que confirmaba los ritmos de 23 y 28 días y que había observado mientras diagnosticaba a muchos de sus pacientes. En el decenio de 1920 el profesor y doctor en ingeniería Alfred Telscher recopiló un gran número de informes sobre el rendimiento de los estudiantes de segunda enseñanza y preparatoria en Innsbruck, concluyendo que los períodos de máximo y mínimo rendimiento de los estudiantes fluctuaban en un ciclo definido de 33 días. Desde entonces muchas otras investigaciones, libros y disertaciones se han producido sobre el tema.  

 

Cómo interpretar el biorritmo

El tipo de forma sinusoide para representar el biorritmo fue inventado en 1950 para facilitar el hacer las gráficas y mostrar con más claridad los cambios relativos de los tres ritmos día a día. La mitad superior o períodos arriba de la línea horizontal representan los días de más efectividad, cuando una persona está en su condición óptima y puede soportar más.

La mitad inferior o períodos abajo de la línea horizontal muestran los días de eficacia reducida durante los cuales el sistema se recobra.

Aunque las gráficas de biorritmo del tipo de curva sinusoide muestran altibajos de modo más dramático, no deben ser interpretadas como indicadoras del grado o amplitud de los puntos altos o bajos de un ritmo. Aquí también debe considerar uno con mayor cuidado salud, carácter, edad y otros factores que afecten a una persona. Se sugiere que para los individuos mayores y generalmente más calmados, las cimas y los valles no son tan extremados como parece ocurrir en el caso de personas jóvenes y temperamentales. No obstante, las estadísticas parecen indicar que la propensión al accidente o al error humano en el día crítico es igualmente pronunciada en la juventud que en la vejez.

Las gráficas del biorritmo no son calculadas para pronosticar accidentes o el destino de una persona, sino para advertir los períodos que requieren cuidado especial. El preconocimiento de un día propenso a error no pretende crear una compulsión subconsciente a cometer un error, sino deben ser tomados como un signo de advertencia para actuar con más precaución, así los anuncios de advertencia de la carretera, tales como "despacio", "curva pronunciada" y "resbaladizo cuando está mojado", que previenen accidentes y proporcionan mayor seguridad en el andar.  

 

El ritmo físico de 23 días

Fliess creyó que el ritmo de 23 días se origina en las células o fibras musculares. Sus fluctuaciones afectan la fuerza física, duración, energía, resistencia y confianza física del hombre. La primera mitad del ciclo, de 11 1/2 días de duración, es el período ascendente o de descarga; estos son los días en que una persona se siente vigorosa y cuando su vitalidad y duración son óptimas, cuando el trabajo físico parece más fácil. La segunda mitad del ritmo de 23 días es conocida como el período de recarga. Durante estos 11 1/2 días, una persona tiende a cansarse más fácilmente. Los médicos consideran el período de recarga conducente a la recuperación, porque, por naturaleza, es más probable que un paciente lo acepte como descanso. Sin embargo, es necesario considerar influencias exteriores que pueden afectar ciertos días. Quizás el acumulador y el generador de un automóvil ofrecen una comparación práctica. Cuando el acumulador (el cuerpo físico) está cargando completamente, la corriente prende la ignición a todo su poder, después que la carga del acumulador ha bajado, puede intervenir el generador (situaciones externas), trayendo la carga otra vez a su poder. Las influencias del mundo externo pueden actuar, sin duda, en cualquiera de las dos fases de este período. Obsérvese usted entonces. Busque las fuentes de su energía o agotamiento físico, observando el ciclo que le corresponde, y las situaciones externas por las que esté pasando que pueden ayudar o no a su propio ritmo.  

 

El Ritmo de Sensibilidad de 28 días

El ritmo de 28 días gobierna el sistema nervioso. Los primeros 14 días representan el período de más o de descarga, durante el cual una persona se encuentra más sensibilizada al mundo externo, se inclina a ser más emotivo, al optimismo, el amor, la cooperación y toda coordinación que está relacionada con el sistema nervioso. La segunda mitad representa el período recuperativo o de recarga durante el cual una persona tiende a ser irritable y negativa. La gente excitable encontrará particularmente significativa la observación de este ritmo en sus sentimientos emocionales.  

 

El Ritmo Intelectual de 33 Días

Durante la primera mitad de este ritmo uno puede pensar con mayor claridad, la memoria funciona bien y la respuesta mental es más espontánea. Este período es considerado el mejor tiempo para asimilar nuevos temas y para el estudio y el pensamiento creador. Los segundos 16 1/2 días del ciclo representan el período en que la capacidad de pensar está reducida, cuando los estudiantes encuentran en general más difícil asimilar nuevas materias y cuando sería más conveniente revisar y practicar temas estudiados anteriormente. Es el mejor tiempo para ensayar los conocimientos almacenados en la mente subconsciente y la memoria.

Se puede explicar el efecto de los dos períodos, comparando la situación de un automovilista aprendiz con uno experimentado. Un aprendiz de automovilista transferirá la lección de su instructor a su sistema muscular o físico, pasando por el cerebro. Cada vez que tenga que cambiar de velocidades, utilizar el freno, el acelerador o el volante, el impulso de hacerlo se deriva de un pensamiento consciente. Después que se vuelve experimentado, estos impulsos o direcciones del cerebro al sistema muscular o físico se hacen tan mecánicos, que el automovilista conduce realmente con su mente subconsciente. Es el momento de funcionar con el "piloto automático" del cerebro (segundo período del ciclo), que fue creado con la acumulación de los conocimientos incorporados durante el aprendizaje del manejo (primer período).  

 

Días Críticos del Biorritmo

Los altibajos en el biorritmo o momentos de más y de menos, no tienen una influencia tan profunda en el momento del error humano como los días críticos.

Los días críticos o aquellos días de mayor "peligro o dificultad", son aquellos días en que los ritmos cambian su fase, de más a menos, o de menos a más (las curvas cruzan la línea horizontal, ya sea subiendo o bajando). El fenómeno del día crítico puede compararse con lo que sucede con una bombilla eléctrica al cambiar su estado de encendido a apagado, quemándose con un destello en el momento en que se cierra el interruptor. Así los días críticos pueden ser considerados como puntos de cambio. Una persona debe ser más cuidadosa durante estos días críticos porque su sistema al parecer se encuentra en un estado de cambio de flujo y tiene un grado considerable de inestabilidad. Los días críticos no son peligrosos por ellos mismos. Mas bien son días durante los cuales la reacción del individuo a su medio puede producir una situación crítica. Pero tenga cuidado, esto no significa que la situación crítica se producirá indefectiblemente, sino que existe una predisposición a que esto suceda. Lo bueno de conocer anticipadamente estos días es que se pueda entonces tomar mayor precaución y evitar que algo no deseable suceda. Podemos citar a este respecto a Alexander Hamilton: "En vez de ser regidos por el accidente, podemos gobernarnos por la reflexión y la elección".  

 

Volver