· Cuanto más amo, más compruebo el impacto de mi actitud en la vida.

· La actitud es a menudo más importante que los hechos.

· La actitud es más importante que el dinero.

· La actitud es más importante que el pasado.

· La actitud es más importante que las circunstancias.

· La actitud es más importante que los fracasos o los éxitos.

· La actitud es más importante que lo que la otra gente piensa, dice o hace.

· La actitud es más importante que la habilidad física, o capacidad mental.

· La actitud puede destruir una compañía... una asociación... o un hogar...

· Lo notable es que tengo una opción todos los días, con respecto a la actitud que abrazaré para ese día.

· No puedo cambiar el pasado.

· No puedo controlar el futuro.

· No puedo controlar cómo actuará otra persona.

· La única cosa que puedo hacer es controlar mi propia actitud.

· Estoy convencido de que la vida es 10% lo que me sucede, y 90% cómo reacciono a ello.

· Me doy cuenta de que todo depende de mí, porque yo estoy a cargo de mi actitud.

 

Charles Swindoll

 

Volver