Si hay rectitud en el corazón,

habrá belleza en el carácter.

Si hay belleza en el carácter,

habrá armonía en el hogar.

Si hay armonía en el hogar,

habrá orden en la Nación.

Si hay orden en la Nación,

habrá paz en el Mundo.