HUMOR CON REFLEXIÓN

 

Si Ud. hace que la gente crea que está  pensando, lo aman; pero si Ud. realmente los hace pensar lo odian.

Reportero (a Mahatma Gandhi):

Señor Gandhi, ¿qué piensa usted de la Civilización Occidental?

Gandhi: Pienso que podría ser una buena idea.

No se preocupe por lo que los demás piensan de usted. Ellos están muy ocupados preocupándose por lo que usted piensa de ellos.

Dios es un cómico que actúa para una audiencia que teme reír.

El nuestro es un mundo donde la gente no sabe lo que quiere y está dispuesta a atravesar el infierno para conseguirlo.

Si no cambiamos de dirección, es muy probable que lleguemos a donde estábamos yendo...

El optimista piensa que vivimos en el mejor mundo posible.

El pesimista teme que esto sea verdad.

Los locos y los chicos dicen la verdad. A los locos los encierran y a los chicos los educan.

Sea usted mismo. Total, no tiene importancia.

La vida es aquello que te va sucediendo mientras tu te empecinas en hacer otros planes.

Si el problema no tiene solucion. ¿Para qué hacerse problema ?

Un filósofo chino muy envidiado por los privilegios de que gozaba en la corte, respondía ocasionalmente a ciertas preguntas con un humilde "No sé".

En cierta ocasión, alguien replicó:

- ¡Pero el emperador le paga a usted por lo que sabe!

- Desde luego -repuso el filósofo-. Si me pagara por lo que no sé, no le alcanzaría toda la fortuna del imperio.

 

El hombre es el único animal que goza con mesura y sufre con placer.

 

Vivir tu vida es algo tan difícil que nadie antes lo ha intentado.

 

Por que Dios jamas recibiria una catedra en una universidad:
1) Solo tiene una publicacion importante.
2) Esta escrita en hebreo.
3) No tiene referencias.
4) Y ademas, hay quien duda que el fuese el autor.
5) Si, es posible que crease el universo, pero no ha publicado
los resultados.
6) Los cientificos han tenido problemas para confirmar
experimentalmente la creacion.
7) Resulta complicado trabajar con él. 

 

Es inutil pretender que un hombre cumpla lo que ha prometido cuando:

estaba locamente enamorado, borracho o en pos de un cargo público.

 

Un monje buscaba afanosamente en la calle la llave de su compañero que había perdido. Atinó a pasar otro monje, el cual, enterado de la preocupación de su compañero, le ofreció ayuda.

Luego de pasar largo rato sin encontrar nada, el recién llegado le pregunta al primer monje: ¿estás seguro que éste es el lugar donde perdiste tu llave?

"No -le respondió el otro -. La perdí dentro de mi casa".

Sorprendido el segundo monje vuelve a preguntar: ¿entonces porqué la buscas en la calle?

"Porque aquí hay luz y en mi casa está oscuro" fue la respuesta.

 

Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana; pero de la primera no estoy bien seguro. - Albert Einstein

 

 

     Volver a Humor